Introducir un nuevo loro en casa

By on 18 enero, 2014
bronca

Es muy habitual la adquisición de nuevos psitácidos para que hagan compañía a un antiguo inquilino.

4272833528_33ab1e208c

** Que un loro sea una especie sociable, no tiene porque implicar que se lleve bien con el resto de loros.

Siempre que queramos comprar otro loro, tenemos que asumir que existe una posibilidad de que los dos loros no sean compatibles y que necesitemos otra jaula y dedicar la atención por separado. Si no somos capaces de proporcionarle esto al loro, desistiremos en su adquisición.

Para un loro es muy beneficiosa la compañía de otros loros, incluso si son de diferentes especies o si están en diferentes jaulas (es un estímulo visual y sonoro para ellos). Por lo visto, no es infrecuente que los loros criados a mano y mal socializados con otros loros no lleguen a llevarse nunca bien entre ellos, ya que se creen personas, no loros. Aunque es cierto, que siempre hay excepciones.pareja

No hay que esperar nuca que ponerle un compañero a nuestro loro dentro de la jaula el primer día y se porten como si se conociesen de toda la vida. Un loro ve a un nuevo compañero como competencia por su espacio, su comida y las atenciones de su dueño, muy raramente lo ve como un compañero. Por ello, las presentaciones entre dos loros, deberán ser lentas y muy graduales. Esto sin embargo, no ocurre cuando compramos los dos loros a la vez. Podemos ponerlos juntos con bajo riesgo de que se ataquen, ya que la jaula no es territorio de ninguno de los dos, ni tienen que competir por ningún recurso.

Cabe decir que antes de presentar un nuevo animal, debe pasar por un periodo de cuarentena para asegurarnos que no lleva ninguna infección. No hay que confundir la cuarentena con el periodo de adaptación ya que en el primer caso, el loro debe estar aislado para evitar contagios.

Lo que deberemos hacer es preparar una jaula para el nuevo inquilino, dentro del campo visual del otro loro. Hay que observar muy cuidadosamente sus reacciones, aunque habitualmente suelen ser de indiferencia. Siempre que demos cuidados a los loros, hay que evitar estar más tiempo con el nuevo para evitar las situaciones de celos. Si cualquiera de los animales está estresado con la presencia del otro, se puede llevar a otra habitación o ponerlo fuera del alcance de su vista. En el caso de aves de pajarera, se puede colocar el nuevo individuo en una jaula dentro de la misma, esto le protegerá de posibles agresiones.

love

Posteriormente a que hayan mantenido un contacto visual, se puede proceder a soltar los pájaros en una habitación “neutra” y sin la presencia de las jaulas para observar su comportamiento. Procederemos a ofrecerles comida para relajar el ambiente. Es habitual también que los pájaros se ignoren. Ante cualquier ataque o muestra de agresividad/miedo, los separaremos y volveremos a empezar. También hay que considerar el tamaño de la jaula que va a albergar a los dos loros. Debe ser muy espaciosa y permitir que puedan mantener una distancia considerable uno del otro en el caso de no acabar de congeniar al 100%. Si la jaula es muy pequeña es posible que en un futuro tengamos conflictos o incluso algún disgusto.

Una vez veamos que los pájaros son capaces de convivir juntos sin mostrar reacciones extrañas estaremos listos para juntarlos en la misma jaula, pero siempre deberemos vigilarlos un tiempo prudencial. En época de celo también deberemos ser muy cautos, ya que algunos ejemplares pueden volverse especialmente agresivos contra sus compañeros de jaula, sobretodo si no son correspondidos a nivel reproductivo.

Cabe decir, que dos aves de la misma especie no tienen porque necesariamente ser más fácilmente amigas que dos aves de distinta especie e incluso familia. El sexo de las aves tampoco es determinante en su amistad aunque en algunas especies es más difícil que dos aves del mismo sexo se toleren (periquitos comunes hembra, periquitos de rabadilla macho, rosellas, macho, cotorras de Kramer macho) a no ser que se críen desde pequeños o que dispongan de mucho espacio.

estos dos, no son de la misma especie y se llevan muy bien:

friends

sin embarho, estos dos de la misma especie no:

quietooo

y estos, pese a ser de diferente especie, son muy amigos:

Por ultimo, desmitificar la frase de “si le compro un compañero, se apartará de mi”. Si el loro tiene un vínculo fuerte y estrecho con su propietario, este no se pierde cuando introducimos un nuevo loro.

Cabe decir por último, que dos loros que en unos meses no han establecido ninguna relación y que tratan de atacarse, nunca serán amigos. En estos casos, hay que ir al primer apartado, jaulas separadas, doble de tiempo y doble de espacio. Pero es algo, que previamente ya hemos asumido y no sirve de excusa para sacar uno de los loros de casa.

loros amigos

2 Comments

  1. Papo Cabrahigo

    22 enero, 2014 at 19:50

    Me parece muy arriesgado el comentario de ” desmitificar la frase de “si le compro un compañero, se apartará de mi. Por muy improntado que este un animal, si crea vinculos de pareja con otra aves, hay que olvidarse de tener relaciones con ninguno de los dos. Esto es aplicable a bastantes especies, pero en particular a Amazonas, Aras y Yacos, con los que empezaría a ser bastante complicado y algo peligroso, tareas como la limpieza o la retirada de comederos. Esto me ha ocurrido incluso con Aras emparejados del mismo sexo.

  2. Blanca

    11 agosto, 2014 at 19:26

    Twengo intennción de juntar un kakariki papillero con una cotorrita nanday papillera , ya han estado juntos en otra ocasión y no se han hecho nada pero ahorala cotorrita ha estado enferma porque me la dieron con desnutrición yo los he tenido que separar poniendo a la cotorrita en un box ¿ se llevarán bien ? es que mi intención es juntarlos otra vez , saludos Blanca

You must be logged in to post a comment Login