La personalidad de la cotorra de kramer

By on 26 marzo, 2015
indian-ringneck-parakeet-green-toy-white-background-34557319

La cotorra de kramer ha sido desde siempre (hasta su reciente prohibición) una mascota muy popular en nuestros hogares, ya que era relativamente económica, no necesitaba papeles para su adquisición y no puede envidiar la belleza de otras especies. Sin embargo hay muchas leyendas urbanas acerca de su carácter (ariscas, antisociales, agresivas, etc.) pero ¿que hay de cierto en ello?

Rose-ringed_Parakeet.31104406_large

He criado esta especie durante casi 10 años y voy a contar un poco mi experiencia con ellas. En nuestro país se la mantiene más como ave de aviario que como mascota, porque yo creo que se desconoce su potencial.

Cada ave es un mundo y te encuentras ejemplares más ariscos y ejemplares excesivamente cariñosos. La personalidad del ave influye mucho en ese aspecto y es un parámetro que no se puede controlar.

La socialización de la cotorra de kramer es muy importante, ya que de ello depende también que tolere o no la manipulación. A diferencia de otras especies, la kramer debe ser socializada desde muy joven, aunque hay casos de kramers adultas que se han conseguido amansar (yo lo veo muy complicado y no conozco ningún caso de forma directa). Tendremos en cuenta que la kramer no llega a ser tampoco tan cariñosa como pueda ser una ninfa, una cacatúa o una aratinga, son un poco más reacias a que las cojan y las manipulen como si fuesen peluches.

2259553680_90dcef7b76_b

Para que la kramer sea dócil, aparte de una socialización temprana (ya sea cría a mano o manipulación en el nido) necesita mucha constancia ya que tienden a “olvidar” el vínculo con el cuidador, incluso si han sido criadas por él mismo. Una kramer a la que no se le dedica tiempo puede volverse arisca e incluso picar con fuerza si se la coje.

Yo he notado que las hembras son algo más cariñosas que los machos, pero también son más “selectivas” a la hora de escoger con quien quieren compartir ese cariño. Los machos sin embargo son más extrovertidos y tal vez algo más activos que las hembras, pero algo menos cariñosos. La socialización también tiene mucho a ver con este comportamiento, ya que tendremos en cuenta que un apego excesivo con el ave tampoco es beneficioso para ella.

Algo que suele preguntarte la gente cuando piensa en adquirir un loro es si tiene capacidad para hablar. La kramer desde luego que la tiene. Dentro de las pequeñas psitácidas tal vez es la mejor habladora que hay, incluso superando a los periquitos comunes y las ninfas. Con paciencia y constancia pueden aprender vocabularios de más de 100 palabras. Tienen un lenguaje corporal muy evidente, por lo tanto podemos saber cómo se sienten en cada momento solo con observarlas.

Otra duda que suelen tener los futuros propietarios de kramers es si son ruidosas. Partiendo que ninguna especie de psitácido es silencioso, la kramer se consideraría por medio en la escala de ruido, siendo superado por las cotorras americanas y las aratingas sin duda. Puede ser bastante vocal, pero nada que no pueda tolerarse incluso en un piso. Tienen una potencia de voz similar a la de las phyrruras o las ninfas.

Una cotorra de kramer no socializada o a la que se le presta poca atención sin embargo sí que es reacia al contacto. Lo suelen manifestar picando fuerte al intentar ser manipuladas. Otras alteraciones comportamentales que suelen sufrir son los gritos para llamar la atención, estereotipias (no son muy frecuentes, solo se dan en animales muy estresados) y picaje de las plumas (Según un veterinario que consulté, el picaje por causas comportamentales en kramer es muy muy raro, por lo tanto si tu cotorra de kramer se toca las plumas es necesario un chequeo veterinario de fondo ya que muy posiblemente haya una causa médica).

Howard 011

Por último quisiera comentar que un pichón de cotorra de kramer criado a mano no es garantía de que vaya a ser un animal simpático y cariñoso. Criar a mano solo significa que le damos papilla artificial con una jeringuilla. Lo importante no es alimentar al pichón sino socializarlo. Esto implica manipularlo desde que es muy pequeño, someterlo a todo tipo de estímulos (cuando su edad lo permita, las cosas cada una a su tiempo), acostumbrarlo a todo tipo de gente y en resumen, hacerlo sociable con humanos. Esto es una labor exclusiva del criador que nunca debe caer en manos del propietario, ya que si se hace mal tendremos un pájaro mentalmente trastocado para el resto de su vida.

Lutino_ringneck.339164902_std

3 Comments

  1. jesus saenz

    14 abril, 2015 at 0:14

    Hola tengo una voladera con tres colleras ,deberia de separarlas para poder sacar?

  2. abigail

    29 abril, 2015 at 9:35

    Queria tener una ninfa, porque me gustan muchisimo y tendria una ilusion tenerla.

  3. inma

    18 mayo, 2015 at 14:10

    Me gustaria una cotorrita papillera

You must be logged in to post a comment Login